El papá que cuida a su bebé no está ayudando a la madre, está ejerciendo la paternidad

A menudo decimos que nuestro compañero o el padre de nuestro hijo nos ayudan a alimentar al bebé, a cambiarle el pañal, a bañarlo oa jugar con él, pero el hecho es que este no es el caso. ¿Cuántas veces no hemos escuchado a una madre decir que está ayudando a su esposo con el bebé? Y al decir que esto significa que toda la responsabilidad y el cuidado del bebé es solo la madre.

No solo es el padre el que “ayuda” o colabora con las cosas del bebé, sino que el padre es el que está presente en la vida de sus hijos. Ellos son quienes los asisten, quienes se revelan cuando el niño llora o tiene hambre, y quienes cuidan a sus hijos, las personas más importantes en sus vidas.

No importa cuál sea la situación, un padre siempre estará al lado de sus hijos. Lo importante es tener el afecto y la compañía de que un niño solo puede ser dado por los padres, siempre recordando que un niño es una bendición.

Si el padre está totalmente involucrado con sus hijos, pero sigue diciendo que el rol de su padre es digno de la ayuda que está haciendo. Es hora de cambiar esa frase porque está jugando el papel de su padre, un papel muy bonito.

El ejercicio de paternidad no se trata solo de cumplir con la parte económica o estar con los niños a veces. Después de que llega el bebé, el cerebro de los hombres también cambia, es que gracias a los estudios científicos en los que se verifica el impacto de la madre en el desarrollo de los niños, lo triste es que casi no se evalúa en la actualidad. Sobre el vínculo del padre.

Tu cuerpo también sufre cambios. Si un hombre desempeña un papel activo en el cuidado de su bebé, experimenta el mismo cambio en el cerebro que las madres. Los investigadores podrían darse cuenta de que hay un crecimiento en las áreas relacionadas con la parte sentimental después de tres meses del nacimiento del bebé.

Incluso se sabía que los padres que sufren estos cambios tienen menos probabilidades de experimentar depresión. Al igual que con la madre, el nivel de hormona oxitocina, también conocida como la hormona del amor, está aumentando.

Poco a poco, el padre puede sentir cómo su pequeño hijo lo reconoce, le da signos de afecto y se alegra de escuchar tanto su voz como la de su madre. Ser padre es una de las mejores experiencias que la vida puede darte donde nunca romperás ese hermoso vínculo cuando lo ames.

Todo esto significa que, al mismo nivel emocional que la madre, el padre puede relacionarse fácilmente con sus hijos. Padres con sus hijos que tienen un comportamiento menos cálido y amoroso y están distantes si afectan el desarrollo de sus hijos.

Esto significa que los niños experimentan signos de ansiedad e inseguridad cuando se sienten fríos y alejados de sus padres, se sienten rechazados. Otros también pueden tener actitudes agresivas hacia el paso en el que están creciendo, y esto es algo que preocupa mucho a los psicólogos y pone a los futuros padres en alerta.

En conclusión, un hijo debe estar siempre en un ambiente de amor y armonía. Los padres deben darse cuenta de que es una hermosa responsabilidad cuando ambos juegan un papel muy importante en la vida del niño. Los pequeños rápidamente ven, escuchan y aprenden, tratando de repetir todo lo que ven o escuchan.

Los niños son como pequeñas esponjas, por lo que los padres deben recordar que el niño se desarrollará completamente en un hogar de amor.

Los padres no deben desempeñar un papel secundario en la vida de sus hijos, sino todo lo contrario. Todo esto indica que si la madre o el padre asumen su papel, no importa, pero que ambos son amorosos, de aceptación y de comprensión. Tenemos que dejar atrás las diferencias de género que lo que necesitamos es la educación saludable y amorosa de nuestros hijos.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*