15 voluntarios se preparan para enfrentar el cambio climático o la colonización de mundos extraterrestres

En la actualidad, casi ninguna persona se imagina cómo es pasar un solo día sin luz solar, energía eléctrica, agua potable, gas directo, reloj, teléfono móvil, acceso a internet, o cualquiera de los servicios básicos y demás beneficios que ofrece la vida moderna.

Esto fue lo que experimentaron 15 voluntarios del experimento denominado “Deep Time”, llevado a cabo por Christian Clot, quien es el fundador del Instituto de Adaptación Humana.

Christian Clot, creador y participante del experimento Deep Time Pintupi / CC BY-SA 4.0)

Aislamiento Humano Extremo

Luego de las medidas de aislamiento aplicadas a causa de la pandemia por COVID-19, a Clot le surgió la increíble idea de realizar este experimento que le permitió estudiar a detalle el funcionamiento del cerebro humano cuando las personas son expuestas a condiciones ambientales extremas.

El experimento se llevó a cabo en la cueva Lombrives en Ussat les Bains, Francia, y se invirtieron 1,2 millones de Euros para su ejecución. También fueron habilitados tres espacios destinados a la convivencia diaria, para dormir y otro para realizar diversos estudios científicos en el lugar.

¿Preparación para enfrentar eventos adversos extremos o colonización mundos extraterrestres?

Clot lleva ya un tiempo realizando diversos tipos de estudios y experimentos similares con el objetivo de analizar como el ser humano puede adaptarse ante diferentes escenarios como pudiera ocurrir en un futuro no tan lejano, a causa del cambio climático. 

Incluso planta la posibilidad de que el hombre sea capa de colonizar otros mundos y adaptarse a ellos aun en condiciones extremas. 

Las condiciones de la cueva se asemejan a las de otros entornos dentro y fuera del planeta Tierra. (NoNameGYassineMrabetTalk corregido por Addicted04 / CC BY-SA 3.0)

Resultados Impactantes

Al transcurrir los 40 días, los participantes del proyecto pudieron salir de la cueva y volver a disfrutar del mundo exterior. En principio la luz solar los deslumbró, y presentaron clara evidencia de tener desorientación temporal, ya que sentían que aún no habían transcurrido los 40 días.

Además de esto, sus ciclos circadianos se vieron alterados y presentaron desincronización del sueño por la ausencia de marcas de tiempo.  

meretteshow

Read Previous

Mímir, el dios cuya cabeza decapitada aconsejó a Odín

Read Next

Hallan nuevas evidencias sobre lo que el cambio de polos magnéticos podría hacerle a la vida en la Tierra

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *