Síntomas de que tienes problemas renales que no debes ignorar.

Cualquiera que sea tu situación en la que te encuentres si padeces una enfermedad renal o no tener conocimiento de ello no está demás. El daño renal es aterrador y nuestros altos niveles de exposición a las toxinas pueden producir problemas en el buen funcionamiento de este importante órgano. Una vez que la función renal se ve comprometida, también lo está tu salud.

Los malos hábitos son la principal causa de que tus riñones se estén dañando. Si encuentras que tú a alguien cercano a ti, está teniendo uno o más de los síntomas a continuación, consulta a un médico para realizarte exámenes de sangre y orina. Aunque debes recordar que algunos síntomas pueden ser por causa de otros problemas de salud que estés pasando y no precisamente un riñón dañado. Pero no dejes de visitar al médico para despejar cualquier duda.

Síntomas de un riñón dañado.

Dolor de espalda.

Uno de los primeros y más consistentes signos de daño renal, o simplemente de riñones que están cargados, es el dolor de espalda baja.

A veces es sólo de un lado en donde se produce el dolor, y este será el lado del riñón que está teniendo más problemas. Pero en la mayoría de los casos, poco después de que es de un solo lado, el dolor se moverá a ambos lados.

Un ejemplo típico es despertar en la mañana o incluso en medio de la noche y tienes dolores en la espalda baja, en un solo lado o ambos. Vas a orinar y puede o no salir fácilmente. Entonces la espalda afloja un poco y se siente mucho mejor. Esta es una señal de advertencia temprana de daño renal, y es mucho más tratable si se aborda rápidamente.

Erupciones, picazón y sequedad.

Los riñones ayudan a eliminar los desechos de la sangre, así que cuando fallan, la acumulación de desechos en la sangre pueden causar erupciones, picazón severa, y sequedad.

Esto es a menudo un signo temprano de daño renal, y debe ser tomado en serio. Evita la tentación de tratar con cremas de uso tópico, que no hacen nada para solucionar el problema real.

Cambios en la función urinaria:

Desde que los riñones producen orina, cuando fallan tus patrones urinarios puede cambiar sus color y consistencia. Algunos ejemplos de este cambio son:

  • La orina puede ser espumosa o burbujeante
  • Puedes empezar a levantarte más en la noche para orinar
  • Puedes orinar con más frecuencia, o en mayor cantidad de lo habitual, con orina pálida
  • Puedes orinar con menos frecuencia o en cantidades más pequeñas de lo habitual, con orina oscura
  • Puedes sentir presión o tienes dificultad para orinar
  • Tu orina puede contener sangre

Cambios preliminares en la función urinaria son signos moderados de problemas en los riñones, con el cambio de color es un signo de daño más grave que no tienes que dejar de prestarle atención.