Si comes ajo con miel con el estomago vació por 7 días, ESTO es lo que le pasara a tu cuerpo…

Tratándose de cocinar, el ajo es uno de mis ingredientes preferidos. ¡Y es un ingrediente tan versátil que puede ser usado en casi cualquier plato salobre! Asado con algunas proteínas, se mezcla bien con ciertos vegetales, licuado en una salsa para pastas… La lista sigue y sigue. Personalmente, me agrada tanto el sabor y el aroma del ajo que en el momento en que una receta incluye dos dientes de ajo, de alguna forma me persuado de que han de ser 5 o seis. ¡Y lo mejor es que no me siento en absoluto culpable, puesto que el ajo es tan sano!

El ajo puede utilizarse para bajar el nivel de colesterol y la presión sanguínea, prevenir el cáncer, infartos, enfermedades coronarias y arterosclerosis. Este superalimento también puede ser utilizado para tratar el resfrío común, la gripe, picaduras de insectos, infecciones fúngicas y la diarrea. El ajo es genial para robustecer el sistema inmunológico y eliminar toxinas, por lo que mucha gente lo consume después de la quimioterapia.

Pero si bien me encanta cocinar con ajo, el ajo crudo es aparentemente el que ofrece los mejores resultados. Esto es por el hecho de que calentar el ajo se ve que reduce sus propiedades anti-cáncer y desactiva una enzima clave llamada alinasa. Lo que debes hacer para aumentar al máximo los beneficios del ajo para la salud es aplastarlo crudo, liberando las enzimas que se descompondrán en componentes organosulfurados buenos, y luego comerlo con el estómago vacío. Pero el ajo crudo es impresionantemente picante, conque prueba esto…

Toma 2 o tres dientes de ajo, los picas y los aplastas y luego los mezclas con una cucharada sopera de miel (¡asimismo sanísima y con propiedades anti-bacterianas!). Si puedes consumirlo así de manera regular, ¡puede hacer mucho para estimular tu sistema inmunológico!

¡Mira el vídeo de abajo para aprender más sobre consumir miel y ajo para mantenerte sano!