¡Mira lo que hizo justo el día de su boda! Todos lloraron…

Definitivamente el lenguaje del corazón puede entenderse de muchas formas: con una mirada, un gesto, una dulce canción, etc.

Pero ¿Cuán fuerte puede ser el amor de un padre para decir o expresar justo lo que en ese único momento él está sintiendo? Ocurre que las bodas son emotivas ya de por sí y mucho más si quien contrae matrimonio es nuestra dulce y adorada niña.

Los padres suelen tener una adoración o lazo particular con las hijas mujeres y el hecho de que ellas contraigan matrimonio suele ser una mezcla de sentimientos. Por un lado se sienten felices de compartir tanta felicidad. Por otro lado, es un indicio de que esa pequeña niña, que alguna vez estuvo en sus brazos, ya no estará siquiera viviendo con ellos.

Las bodas suelen ser un momento que llena de emoción a casi todos los invitados. Es un antes y un después. Es una unión para toda la vida. Es comenzar a vivir y compartir desde otro lado: ya como compañeros en el camino…

Este amoroso y emocionado padre quería hacer algo para la boda de su hija que jamás olvidara. Por eso, le cantó esta maravillosa canción en lenguaje de señas. Aquellas personas que conocen este lenguaje, saben que es bastante difícil de aprender correctamente. Sobre todo cuando la letra tiene tanta carga emotiva.

Sin embargo a él no le importó eso y, un año antes de la boda, comenzó a practicarla. Hasta que finalmente consiguió transmitir el amor que todo padre siente por una hija a punto de casarse.

Y aunque el lenguaje del corazón tiene muchos idiomas, él ha logrado que sólo con señas se entendiera lo que su emocionado pero triste corazón quería decir…

Cuando los novios empiezan a escuchar esta canción ¡No lo pueden creer! ¡Observa la emoción de la hija! Definitivamente este momento quedará grabado en sus corazones por toda la vida: