Los médicos querían desconectarlo, pero el padre armado reaccionó de esta manera

Está muy claro que un padre haría lo que fuese por su hijo y ninguno de ellos está listo para ver la muerte de los suyos.

Un padre que ve un hijo morir, es más difícil que un hijo viendo la muerte de su padre. Aunque suene duro, esta última situación es la más común y de cierto modo estamos conscientes de ello.

Pero, que un hijo muera a los brazos de sus padres no es algo que los padres piensen o imaginen, por lo que el shock de la perdida es peor que la de cualquier otro familiar.

Un padre siempre se preocupará por el bienestar de su hijo y estará allí para atenderlo de forma que nunca padezca de un mal mayor.

Pero, tristemente, la vida es incierta y puede darse el caso en el que un padre no pueda hacer mucho más por la salud de su hijo, bien sea un accidente de tránsito o un asesinato a mano armada.

Sin embargo, en este caso, un milagro pareció ocurrir cuando el padre defendió a su hijo de ser desconectado.

Esto fue lo que hizo el padre cuando vio que querían desconectar a su hijo

La historia que tenemos en este caso es la de un muchacho, de 27 años, que se encontraba en un coma cerebral.

Su familia estaba devastada, en especial su padre, Geroge Pickering II. Los médicos les indicaron a ellos que su hijo no podría sobrevivir, ya que el problema era bastante grave y las posibilidades que despertase de ese coma eran casi nulas.

Su padre, al oír esto, reaccionó muy mal y dijo que su hijo sí iba a poder mejorar, por lo que fue a su casa buscar un par de cosas y regresó a quedarse junto a su hijo en el hospital.

Los días pasaron y los médicos no veían mejora en el paciente, y viendo la actitud del padre, los médicos decidieron hablar solo con la madre.

Los médicos consideraban que lo mejor en ese caso era desconectarlo, ya que no podían hacer más nada y su hijo no mostraba mejoras, su madre aceptó.

Pero cuando su padre se dio cuenta los que iban a hacer reaccionó de forma muy agresiva y sacó una pistola de su bolso y apuntó a los médicos.

Ene se momento el paciente, su hijo, comenzó a mostrar leves movimiento y a presionar con un poco de fuerza la mano de su padre, todos estaban en shock.

De igual forma los médicos llamaron a  la policía, ya que se encontraban en una situación tensa.

A George II lo llevaron detenidos por un par de meses debido a un delito no mayor, ya que no hubo muertos ni heridos.

Pero, sin duda, su forma de actuar nos demuestra que no hay mejor cosa que tener fe en lo que se cree. Comparte esta publicación en tus redes.

Add a Comment