Estudios afirman que encuentran el secreto de la juventud eterna

Desde tiempos antiguos la obsesión por mantener la juventud de cuerpos y rostros ha preocupado a hombres y mujeres dentro y fuera del mundo científico. Esta es una investigación que se está llevado a cabo en la Universidad de Karl Franzen de Graz en Austria y que seguramente te sorprenderá.

Muchas investigaciones circulan en torno al secreto de la juventud eterna. Ya desde tiempos antiguos sabíamos que tanto hombres como mujeres le temen al paso de los años y realizan cosas (a veces extrañas) para evitar la presencia de arrugas y mantener un aspecto joven y radiante.

Hace poco tiempo atrás se dio a conocer las magníficas propiedades de la baba de caracol respecto a características anti-age que ésta sustancia tenía en su interior. Muchos pensaron que se trataba de una broma de mal gusto aunque los resultados han sido experimentados en forma personal y con resultados también personales.

Ciertamente la ciencia (o la curiosidad)  no dejan de asombrarnos puesto que los nuevos estudios indican que la sustancia de la juventud eterna es la espermidina que se encuentra en el semen de los hombres.

Frank Madeo y Tobias Eisenberrg son los investigadores a cargo en la universidad de Karl Franzen de Graz en Austria. Estos estudios sugieren que dicha sustancia ayuda a reparar las células del cuerpo ya que retrasa su envejecimiento.

De hecho hay investigaciones que sugieren que la misma Cleopatra utilizaba esta técnica sobre su piel para mantenerse joven y radiante, aunque no podemos corroborar este dato científicamente a la fecha.

Sin embargo esta no sería ni la primera ni la última investigación sobre el tema dado que la fuente de la juventud eterna es y ha sido tema inquietante a lo largo de la historia de la humanidad.

Por otra parte, la sustancia que contiene el semen y que, aparentemente, podría contener el secreto de la juventud eterna no se halla solamente en el líquido que expulsan los hombres tras la eyaculación. También se encuentra en la soja,  pomelo y en algunos cereales.