Este hombre llevaba dos dás muerto y nadie lo había notado. Lo que entonces hizo su perro, TE DEJARÁ UN NUDO EN LA GARGANTA

Muchas veces las personas hablamos de lo importante de ser humildes y agradecidos con la vida que tenemos.

No obstante siempre le encontramos un defecto y tarde o temprano nos terminamos quejando de esta deseando que fuese mejor. Obviamente no debes ser conformista pero si debes ser agradecido con la vida por lo que te ha tocado.

Hay miles de personas en el mundo que están pasando por situaciones mucho más difíciles que tu, razón por la cual debes respirar profundo y simplemente tratar de buscar una solución a tu problema.

Puede que tu problema hoy en día es que no puedes pagar la renta, pues hay personas en la calle que su problema diario es que no tienen que comer o no tienen ni donde tirarse para dormir.

Como ya dijimos las personas en la calle suelen pasar por cosas muchísimo peores que por las que nosotros pasamos usualmente, es por eso que tu el día de hoy tienes que conocer esta historia la cual no solo te sorprenderá sino que te dejará con un nudo en la garganta y un sentimiento de gratitud hacia Dios por tener todo lo que tienes hoy en día.

Conoce esta historia

Los indigentes y vagabundos son personas que no tienen ni donde pasar la noche razón por la cual suelen dormir en los bancos de las plazas o simplemente en la mitad de la acera.

Estos pobres hombres sufren de cualquier cantidad de cosas, desde enfermedades por su misma falta de higiene hasta de constantes abusos de personas que no tienen corazón.

La vida de estos seres puede ser algo solitaria, es por eso que muchos deciden adoptar a un perrito callejero como su propia mascota para que este les haga compañía, y así hizo el joven Juan Chávez el cual adoptó a nacho su perro fiel y juntos sobrevivían al frío mundo de las calles.

Un buen día llegando la hora de dormir Juan decidió buscar un cartón sobre el cual acostarse y dormir con su amigo nacho. A la mañana siguiente nacho se estiro y bostezo, luego vio que su amo seguía dormido y decidió despertarlo, y como este no podía se desesperó y comenzó a ladrar.

Las personas enternecidos y algo tristes se acercaron al sitio y se dieron cuenta de que el hombre estaba muerto por lo que decidieron llamar a las autoridades para que se llevaran el cadáver.

No obstante el pobre de nacho no aceptaba la idea de que su amo Juan estaba muerto, por lo que cuando se lo quisieron llevar las autoridades este ladraba y no dejaba que se le acercaran, hasta que vino control animal y se llevó a nacho también.

Cuando el pobre perro vio que se estaban llevando a Juan salió corriendo y se escapó de los brazos de los de control animal y persiguió durante todas las calles a la camioneta que transportaba al cadáver de Juan.

Esta desgarradora historia nos muestra que siempre hay alguien que está peor que nosotros y que el amor de las mascotas es incondicional y puro.

Add a Comment