Ellie Taylor responde a las consignas de las redes sociales y afirma: “me hace feliz no ser madre”.

Es habitual que en las redes sociales se realicen retos que terminan volviéndose virales. Hace poco tiempo atrás comenzó un reto sobre la maternidad. Se lo llamó Motherhood Challenge. Este reto consiste en “nominar a una madre” y contar la experiencia de ser madres. Para ello deben colgar 3 fotos que representen la maternidad.

Pero a veces la tendencia social puede tomar un rumbo verdaderamente inesperado pues lo que ocurrió fue que esta actriz británica publicó fotos suyas donde se alegra de no ser madre.

En estas fotos la puedes ver feliz tomando una plácida siesta sin ser interrumpida por el llanto de un niño. Esta publicación se compartió miles de veces y ya cuenta con más de 100.000 “me gusta”. Muchas mujeres apoyaron la acción de Ellie y la imitaron.

La decisión de ser madre resulta ser muy personal a tal punto que, muchas personas eligen “No ser madres”. De todos modos socialmente cuesta creer que esta determinación no esté asociada a un problema de salud físico o psíquico (pues es el pensamiento por excelencia de muchas personas).

Es sorprendente como en pleno siglo XXI aún nos cueste tomar una decisión tan valorable como la de Ellie sin ser señaladas “como algo raro”.

Tal vez aún como sociedad nos encontramos bastante limitados y repetimos patrones sin preguntarnos si “realmente queremos seguir adelante con ese mandato social”.

La determinación de Ellie no sólo demuestra el empoderamiento de una mujer que decide (y es plenamente feliz) por no ser madre.

Es importante no juzgar y aceptar la diversidad de opiniones al respecto pues, si de un niño se trata, la madre siempre tiene más que arriesgar y tiempo que invertir en el cuidado y crianza del pequeño. Por tanto, sería interesante que (a modo de análisis personal) nos preguntemos si “realmente queremos ser madres o sólo estamos siendo fieles a una tradición social”…